Mezclado, no agitado

A lo largo de un tiempo ya, se os ha estado recomendando, aconsejando y dando ideas en este blog de cómo vestiros con elegancia y estilo según la ocasión. Chaquetas, trajes, faldas, vestidos, trench coats, fulares, zapatos e infinidad de ropa y complementos, con los que vestirse idóneamente para cada ocasión, han ido desfilando delante de nuestros ojos.

Hoy toca algo diferente. Hoy no es el qué ni el cómo lo que nos entretiene, sino el dónde. Madrid, ciudad cosmopolita e interminable, de inigualables atardeceres e inolvidables noches, se encuentra llena de lugares únicos que pueden hacer del sencillo y común acto de tomarse un cocktail o copa todo una experiencia inigualable. Desvelo pues, en esta mi primera entrada, una pequeña parte de mi Madrid, mostrando cinco pequeñas joyas del enorme tesoro que es el mundo de la restauración y ocio que nos ofrece la capital. Pasen, lean y disfruten.


La terraza del Urban

          

De Madrid, al cielo. Todo el mundo hemos dicho o escuchado alguna vez esa frase sobre la Capital española. Y aquí, en este hotel cinco estrellas gran lujo, podemos hacerla realidad. El hotel Urban fue el primer hotel urbano en abrir su terraza al público en Madrid. Situado en la Carrera de San Gerónimo y con vistas a el Madrid de los Austrias y de los Borbones, sus excepcionales y únicas vistas del skyline del centro madrileño, su ambiente exclusivo y su atento y profesional servicio hacen de este hotel una visita ineludible en la noche madrileña. 

La terraza abre para el público al atardecer, y en ella podemos disfrutar de excelente comida de fusión mediterránea y de variados cócteles que hará las delicias de los más sibaritas y exigentes. Cócteles clásicos, champagnes , gin tonics, cócteles de creación y contemporáneos... toda una oferta variada y de calidad. Tan sólo tienes que elegir uno y disfrutar de las vistas y de la caída del Sol desde los diversos puffs, sillones, sofás, tumbonas y veladores que jalonan la terraza. Una cocina sencilla a la par que vanguardista satifascerá a los paladares más exigentes: Variados sobre pan, tapi-platos (croquetas de gorgonzola, bocaditos de atún rojo, mini hamburguesas en pan de queso), ostras o caviar de cultivo.
En definitiva: un lugar único en un marco incomparable, con todas las opciones para hacer de nuestra noche un recuerdo y experiencia inolvidable. Una terraza de gran lujo y altura. 

Precio: Cócteles, de 12€ a 23€; tapas y raciones, de 13€ a 18€; menú degustación, 110€ por persona


El Mercado de la Reina




Mientras que en Madrid muchos bares aparecen y desaparecen, sólo unos pocos adquieren la condición de clásicos; el Mercado de la Reina es un buen ejemplo de esta última opción. Una neotaberna de grandes dimensiones, con una ubicación excepcional en plena Gran Vía, donde se apuesta por los sabores de siempre, elaborados al momento con ingredientes de primera calidad y precios nada desorbitados.

El Mercado de la Reina alberga el primer gin club del que se tiene constancia en la capital (2006). Un espacio dedicado en exclusiva al gintónic y a sus distintas fórmulas, con el que sus responsables también se adelantaron a la moda del afterwork. Hoy, tan vigente,o más, que en sus inicios, cuenta con más de 40 referencias de ginebras, y otras tantas de destilados premium para disfrutar a cualquier hora del día. 

Su pasión por la ginebra les ha llevado a crear el MojiGin, un híbrido del mojito que sustituye el ron por la ginebra, que se ha convertido en la bebida estrella del ‘Mercado de la Reina by night’, la versión nocturna de esta neotaberna que, poco antes de la medianoche, con menos luz y música algo más alta, se transforma en una original y animada coctelería. ¿Quién había dicho de irse a casa?

Precio: 20-25€ de media; menú del día, 13€. Cócteles y copas, desde 8€



Bar Terraza Atocha




Nos trasladamos hasta el Museo Reina Sofía. Bajo frondosos arboles y con vistas al soberbio edificio del arquitecto italiano Sabatini, nos encontramos con el “Bar Terraza Atocha”. Esta vanguardista terraza aporta un concepto original y estiloso a la glorieta de Atocha, y es el lugar perfecto donde tomarse un café después de haber visitado el Museo nacional Centro de Arte Reina Sofía, que guarda una de las más prestigiosas colecciones de arte contemporáneo y vanguardista de Europa, o donde tomarse unas copas durante las cálidas noches veraniegas de Madrid.

Sitio elegido por la jet-set madrileña durante el día para desconectar o descansar del bullicioso centro de Madrid durante un duro día de trabajo, de compras o de museos, es, sin embargo, durante la noche cuando más madrileños y visitantes disfrutan de este oasis en la Capital. La modernista terraza ha sido diseñada y creada para disfrutar de unas cervezas, copas o uno de sus famosos cócteles, desde sus caipiriñas, exóticos mojitos, refinados margaritas… y por supuesto los indispensables gin tonics.

La terraza abre de mayo a septiembre y se ambienta en aires ibicencos, que junto a la música chill house y electrónica te hará olvidar que te encuentras en pleno corazón de la Capital.

Precio: café 1,5€; refrescos, cervezas y vino 2,5€ – 4€; cócteles y combinados 8€; gin tonics 12€



Escrito por Jaime Bardisa para La Elegancia tiene un precio